miércoles, 10 de agosto de 2011

Diferencias entre Liberalismo y Neoliberalismo

La diferencia principal que se le atribuye al neoliberalismo con respecto al liberalismo clásico es que en èste el mercado es considerado el motor del progreso humano.
 
En el liberalismo económico se entiende que el libre comercio y los leyes del mercado deben ser salvaguardadas para que la mano invisible pueda gobernar en interés de todos.
 
El neoliberalismo, en cambio, va más allá: las leyes de los países deben plegarse al mercado y no al revés.
 
El poder político no debe, según ellos, tener influencia alguna en los movimientos de capital y los negocios de las multinacionales, aunque ello vaya en detrimento del propio país que lo permite. Así pues, a diferencia del liberalismo, el neoliberalismo rechaza de plano cualquier política intervencionista y social que regule en lo más mínimo a las transacciones internacionales. Se opone a cualquier medido proteccionista y exige la privatización de los empresas públicas como único comino yo que el neoliberalismo presupone que los hechos han demostrado la invalidez de las medidos intervencionistas y propugna que el interés particular de cada individuo y su competición con sus vecinos hará que la sociedad se mueva sola hacia el interés común de esta.
 
Se puede decir que si el liberalismo es una ideología socioeconómica permeable a lo crítica y abierta a cambios, el neoliberalismo, en cambio, es casi una creencia ciega en unos dogmas que, por fuerza, han de llevar a lo sociedad por el buen camino; de modo que, para el neoliberalismo, no hay alternativa posible a su sistema.
 
Los principios ideológicos del neoliberalismo reúnen los antiguos principios del liberalismo económico y político del siglo pasado con características propias como el pensamiento único, sucesor del postmodernismo filosófico y valedor principal de los llamados “pensamientos débiles” en contraposición con aquellas “doctrinas totalizadoras” –como el marxismo- que intentan encontrar una explicación general a la existencia humana.
 
Características del Neoliberalismo
  • Defiende un mercado altamente competitivo.
  • Acepta la intervención del Estado en la economía, como árbitro o promotor de la competencia, pero lo restringe hasta despojarlo de la posibilidad de garantizar los bienes comunes mínimos que se merece todo ciudadano por ser persona
  • Se opone al acaparamiento y/o la especulación. 
  • Se opone a la fijación compulsiva de salarios por el Estado. 
  • Rechaza la regulación de precios por el Estado ya que estos deben fijarse en base a la relación oferta/demanda. 
  • Se opone a la creación compulsiva de empleo, eliminando los programas generales de creación de oportunidades para todos y los sustituye por apoyos ocasionales a grupos focalizados. 
  • Defiende el libre comercio internacional abriendo los fronteras para mercancías, capitales y flujos financieros y deja sin suficiente protección o los pequeños productores. 
  • Defiende la libertad de contratación del trabajo y la libre movilidad de los factores de producción.
  • Elimina obstáculos que podrían imponer las legislaciones que protegen a obreros y empleados. 
  • Expresa una política de ajuste y apertura.
En su conjunto, las características del neoliberalismo no evitan una concentración mayor de la riqueza y del poder económico en los manos de unos cuantos y dejan sin protección a lo mayoría de la población. Los defensores de este sistema afirman que estos ajustes producirán, a largo plazo, un crecimiento que elevará los niveles de ingreso y resolverá la situación de los desfavorecidos (Teoría del Derrame).
 
En resumen podemos decir que:
  • Lo económico prima sobre lo político. Se coloca a la economía en el puesto de mando (un marxista distraído no renegaría de este principio): una economía, desde luego, liberada de la ganga de lo social.
  • El mercado, cuya mano invisible corrige las asperezas y disfunciones del capitalismo, y muy especialmente los mercados financieros, cuyos signos orientan y determinan el movimiento general de la economía.
  • La competencia y la competitividad que estimulan y dinamizan a las empresas llevándolas a una permanente y benéfica modernización.
  • El libre intercambio sin límites, factor de desarrollo ininterrumpido del comercio y. por consiguiente, de la sociedad.
  • La mundialización, tanto de la producción manufacturera como de los flujos financieros.
  • La división internacional del trabajo, que modera las reivindicaciones sindicales y abarata los costos salariales.
  • La moneda fuerte, factor de estabilización.
  • La desreglamentación, la privatización, la liberalización.
  • Cada vez menos estado y un arbitraje constante en favor de los ingresos del capital en detrimento de los del trabajo.
  • Indiferencia con respecto al costo ecológico.